.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

domingo, 28 de mayo de 2017

Joni Mitchell - You've Changed




Después de escuchar a Joni Mitchell, ¿por qué no continuar con las versiones de Billie Holiday y de Dexter Gordon?





viernes, 26 de mayo de 2017

Maria Bethânia - Dindi




DINDI

Céu, tão grande é o céu
E bandos de nuvens que passam ligeiras
Prá onde elas vão, ah, eu não sei, não sei
E o vento que toca nas folhas
Contando as histórias que são de ninguém
Mas que são minhas e de você também
Ai, Dindi
Se soubesses o bem que eu te quero
O mundo seria, Dindi, tudo, Dindi, lindo, Dindi
Ai, Dindi
Se um dia você for embora me leva contigo, Dindí
Olha, Dindi, fica, Dindi
E as águas desse rio
Onde vão, eu não sei
A minha vida inteira, esperei, esperei por vo...cê, Dindi
Que é a coisa mais linda que existe
É você não existe, Dindi.


La misma canción en otras dos voces: Alaíde Costa, y en esa entrada, Rosa Passos.






Aquilino Duque - Incomunicación




INCOMUNICACIÓN

Pasé por ti sin despegar los labios
y hasta mucho después no me di cuenta
de lo que me decía tu silencio.
Entre la luna llena y los limones
crujía la hojarasca de maíz.
Parece que fue ayer. Sé que dejaste
la casa con un nudo en la garganta
y ni salí a la puerta a despedirte.
¿Sabes que te escribí? ¿Sabes que es éste
el enésimo intento de explicarte
lo que no tiene explicación?
En todos estos años he lanzado palabras,
bengalas en la noche, botellas en la mar...
¿Te habrá llegado alguna donde estés, si es que aún eres?

Aquilino Duque


Las nieves del tiempo (Aquilino Duque). Editorial Comares, 1993



(Fotografía de Antonio Gutiérrez - Flickr)



jueves, 25 de mayo de 2017

Stefania Sandrelli y Dominique Sanda en 'El conformista'




Stefania Sandrelli, como Giulia Clerici, y Dominique Sanda, como Anna Quadri,  en Il conformista (1970), de Bertolucci, película basada en la novela homónima de Alberto Moravia (1951).









Proverbio gitano




"Pasado mañana, mañana será ayer."







(Fotografía de Elio Marchi - Flickr)


miércoles, 24 de mayo de 2017

John Cage - 4'33"


Cage consideró «4'33''» como parte de una crítica social del gusto musical medianamente cultivado y de la mercantilización del arte a través de la industria del espectáculo. Y, como el mismo expresó, quería demostrar también que su «pieza silenciosa» no está formada realmente por silencios, sino por los sonidos ambiente que se producen de forma natural en el entorno y entre el público.

«Durante el primer movimiento, se oía el viento que soplaba en el exterior; durante el segundo, las gotas de lluvia empezaron a repicar sobre el tejado. Y durante el tercero, las propias personas emitieron todo tipo de sonidos interesantes, mientras hablaban o se encaminaban hacia la salida», contó el propio Cage sobre su experiencia como oyente en el Maverick Concert Hall, aquel 29 de agosto de 1952.


Leído en  "John Cage, el hombre que «compuso» el silencio", ABC (2-12-2013)



Para oír algo de Cage: "In a Landscape" (1948), para piano.




Cristina Peri Rossi - La falta




LA FALTA

Hay gente que le pone nombre
a su falta
les falta Antonio o Cecilia,
un viaje a África
o un millón de pesetas
un pisito en la playa
o una amante
un éxito en la lotería
o un ascenso en el trabajo.
Los que sabemos que la falta
es lo único esencial
merodeamos las calles nocturnas
de la ciudad
sin buscar
ni un polvo
ni una diosa
ni un Dios
Sacamos a pasear la falta
como quien pasea un perro.

Cristina Peri Rossi


Otro poema de Peri Rossi en el blog: "Sin fronteras"


(Fotografía de Jesús Llaría - Flickr)


lunes, 22 de mayo de 2017

Wayne Shorter - Ana Maria




One of Shorter's best-selling albums from the 1970s was Native Dancer, a Brazilian-oriented jazz-fusion masterpiece that boasts Herbie Hancock on acoustic piano and electric keyboards, and employs such Brazilian talent as singer Milton Nascimento (a superstar in Brazil) and percussionist Airto Moreira.




Justo Navarro - Foto




FOTO

Grises y blancos:
sólo papel, me mira
hoy mi pasado.

Justo Navarro






(Fotografía de Sebastian Miquel - Flickr)



domingo, 21 de mayo de 2017

Jethro Tull - Thick as a brick - live - 1978




Jethro Tull 1978 in Madison Square Garden performing a special version of  Thick as a brick






John Berger - "You painted a naked woman because..."




“You painted a naked woman because you enjoyed looking at her, put a mirror in her hand and you called the painting “Vanity,” thus morally condemning the woman whose nakedness you had depicted for you own pleasure.”

John Berger, Ways of Seeing 





(Leon Bazille Perrault, Vanidad, 1866)




sábado, 20 de mayo de 2017

Charlie Haden Geri Allen Paul Motian - First Song






Charlie Haden Geri Allen Paul Motian - In the year of the dragon
Charlie Haden - double bass
Geri Allen - piano
Paul Motian - drums





viernes, 19 de mayo de 2017

María Félix vista por Philippe Halsman (1956)




Como contraste con el retrato de Juan Rulfo en blanco y negro, este en color que hizo Philippe Halsman a la actriz mexicana.





María Félix vista por Juan Rulfo



María Félix, fotografiada por Juan Rulfo durante el rodaje de La Escondida (1956)



Otra fotografía de Juan Rulfo en el blog.



Dorine Niezing - Erinnerung an die Marie A. (Brecht)




Texto original de este poema y traducción a nuestra lengua en la entrada "Brecht en 'La vida de los otros'"

La música es de Hanns Eisler y canta Dorine Niezing, a la que hemos podido ya escuchar en las siguientes entradas del blog:

"Brecht, May, Niezing, Milva - Lied von der Moldau"

"Brecht, Eisler, Niezin, May - Lied einer deutschen Mutter"




jueves, 18 de mayo de 2017

Una foto de Alfredo Ziano



Una foto de Alfredo Ziano en Flickr.






Vitorino - Fado alexandrino





Poema del escritor António Lobo Antunes  y música de Vitorino, que canta de nuevo en este mes de mayo ("Maio")


"Para o meu Comandante e para o Cardinal"


Amanhã chegaste à minha vida
e disseste bom dia e era noite lá fora
puseste-me na mesa o prato da comida
acenaste-me adeus e não te fostes embora

E como era manhã vestiste o meu pijama
tomaste um comprimido para dormir acordada
como era hora do almoço chamaste-me para a cama
como era hora da ceia bebeste-me ensonada

E quando temos frio aquecemos à lua
as mãos que penduramos na corda de secar
quando mais roupa trazes, mais eu te sinto nua
e quando mais te calas mais te sinto cantar


Álbum: Canção do Bandido (1995)




miércoles, 17 de mayo de 2017

Audrey Hepburn, a sus sesenta años

 










El Día das Letras Galegas, dedicado a Carlos Casares




AMEMOS

Aamemos
o tempo que turra de nós e que nos leva.
Inda que o ceo está azul e non hai nubes e non chove,
sempre é cedo carlos-casares
pra o froito que agardamos e non chega.

Amemos á rosa porque é breve
e ao tempo porque fuxe e non se para,
inda que á veira das horas, nas esquiñas,
morran as verdades contra o vento
i a noite seña un recendo podrecido
das frores que chantamos pra salvarnos.

Amemos
as bocas que mancan ao bicalas,
aos pianos que medran e non tocan
e ás tardes fermosas que se acaban.

Amemos
inda que a espranza turre cara abaixo
a vencellarnos sempre contra nuncas
de campos sen aire e corazóns parados.

Carlos Casares (1941 - 2002)


Leído en el blog poemas e fragmentos


"Unha fervenza de actos en todo o país lembra a Casares durante o Día das Letras Galegas", en la página de la Fundación Carlos Casares


Carlos Casares, el gallego con retranca sueca
Galicia homenajea a uno de los intelectuales que más contribuyeron en los últimos tiempos a normalizar el uso del idioma del país y a difundir el pensamiento galleguista (Público)


AMEMOS

Amemos
el tiempo que nos arrastra y se nos lleva.
Aunque el cielo está azul y no hay nubes y no llueve,
siempre es pronto
para el fruto que esperamos y no llega.

Amemos a la rosa porque es breve
y al tiempo porque huye y no se para,
aunque a la orilla de las horas, en las esquinas,
mueran las verdades contra el viento
y la noche sea el hedor putrefacto
de las flores que plantamos para salvarnos.

Amemos
las bocas que hieren al besarlas,
a los pianos que crecen y no suenan
y las tardes hermosas que se acaban.

Amemos
aunque la esperanza tire hacia abajo
y nos enlace siempre contra nuncas
de campos sin aire y corazones parados.



Dos poemas de Gloria Fuertes




LA VIDA ES UNA HORA

La vida es una hora,
apenas te da tiempo a amarlo todo,
a verlo todo.
La vida sabe a musgo,
sabe a poco la vida si no tienes
más manos en las manos que te dieron.
Al final escogemos un lugar peligroso,
un pretil, una vía,
la punta de un puñal donde pasar la noche.



ADVERTENCIA

Cuando estés recién muerto
aún con la tibia tibia,
aún con las uñas cortas,
querrás hacer algo
–lo que podías hacer ahora–;

Y ya habrán cerrado las tiendas y portales,
y ya será muy tarde para llegar a tiempo
a los que hoy te aman.

Gloria Fuertes


(Madrid, 28 de julio de 1917 - 27 de noviembre de 1998)


Obras incompletas. Edición de la autora. Cátedra, 11ª edición, 1994.




(Fotografía de Serena Aiko - Flickr)



martes, 16 de mayo de 2017

Una carta de amor de Juan Rulfo, y, de paso, Miguel Hernández



Chiquilla:

¿Sabes una cosa?
He llegado a saber, después de muchas vueltas, que tienes los ojos azucarados. Ayer nada menos soñé que te besaba los ojos, arribita de las pestañas, y resultó que la boca me supo a azúcar; ni más ni menos, a esa azúcar que comemos robándonosla de la cocina, a escondidas de la mamá, cuando somos niños.
También he concluido por saber que los cachetitos, el derecho y el izquierdo, los dos, tienen sabor a durazno, quizá porque del corazón sube algo de ese sabor.
Bueno, la cosa es que, del modo que sea, ya no encuentro la hora de volverte a ver.
No me conformo, no; me desespero.
Ayer pensé en tí, además, pensé lo bueno que sería yo si encontrara el camino hacia el durazno de tu corazón; lo pronto que se acabaría la maldad a mi alma.
Por lo pronto, me puse a medir el tamaño de mi cariño y dio 685 kilómetros por la carretera. Es decir, de aquí a donde tú estás. Ahí se acabó. Y es que tú eres el principio y fin de todas las cosas.

Juan


Texto de la carta y fotografía en Cartas en la noche, de Carlos Morales.


******************************************************************

No me conformo, no: me desespero
No me conformo, no: me desespero
como si fuera un huracán de lava
en el presidio de una almendra esclava
o en el penal colgante de un jilguero.

Besarte fue besar un avispero
que me clava al tormento y me desclava
y que cava un hoyo fúnebre y lo cava
dentro del corazón donde me muero.

No me conformo, no; ya es tanto y tanto
idolatrar la imagen de tu beso
y perseguir el curso de tu aroma.

Un enterrado vivo por el llanto
una revolución dentro de un hueso,
un rayo soy sujeto a una redoma.

Miguel Hernández, El rayo que no cesa



(Clara Aparicio, mujer de Juan Rulfo, retratada por él en torno a 1948.)





100 años del nacimiento de Juan Rulfo

Fotografía de Juan Rulfo


Recordamos los 100 años del nacimiento del escritor mexicano Juan Rulfo con un cuento completo de su primera obra, El llano en llamas (1953). La segunda y última es la inmortal novela Pedro Páramo (1955). Nunca "menos fue más".


ES QUE SOMOS MUY POBRES

Aquí todo va de mal en peor. La semana pasada se murió mi tía Jacinta, y el sábado, cuando ya la habíamos enterrado y comenzaba a bajársenos la tristeza, comenzó a llover como nunca. A mi papá eso le dio coraje, porque toda la cosecha de cebada estaba asoleándose en el solar. Y el aguacero llegó de repente, en grandes olas de agua, sin darnos tiempo ni siquiera a esconder aunque fuera un manojo; lo único que pudimos hacer, todos los de mi casa, fue estarnos arrimados debajo del tejaván, viendo cómo el agua fría que caía del cielo quemaba aquella cebada amarilla tan recién cortada. Y apenas ayer, cuando mi hermana Tacha acababa de cumplir doce años, supimos que la vaca que mi papá le regaló para el día de su santo se la había llevado el río.

El río comenzó a crecer hace tres noches, a eso de la madrugada. Yo estaba muy dormido y, sin embargo, el estruendo que traía el río al arrastrarse me hizo despertar en seguida y pegar el brinco de la cama con mi cobija en la mano, como si hubiera creído que se estaba derrumbando el techo de mi casa. Pero después me volví a dormir, porque reconocí el sonido del río y porque ese sonido se fue haciendo igual hasta traerme otra vez el sueño.

Cuando me levanté, la mañana estaba llena de nublazones y parecía que había seguido lloviendo sin parar. Se notaba en que el ruido del río era más fuerte y se oía más cerca. Se olía, como se huele una quemazón, el olor a podrido del agua revuelta.

A la hora en que me fui a asomar, el río ya había perdido sus orillas. Iba subiendo poco a poco por la calle real, y estaba metiéndose a toda prisa en la casa de esa mujer que le dicen la Tambora. El chapaleo del agua se oía al entrar por el corral y al salir en grandes chorros por la puerta. La Tambora iba y venía caminando por lo que era ya un pedazo de río, echando a la calle sus gallinas para que se fueran a esconder a algún lugar donde no les llegara la corriente.

Y por el otro lado, por donde está el recodo, el río se debía de haber llevado, quién sabe desde cuándo, el tamarindo que estaba en el solar de mi tía Jacinta, porque ahora ya no se ve ningún tamarindo. Era el único que había en el pueblo, y por eso nomás la gente se da cuenta de que la creciente esta que vemos es la más grande de todas las que ha bajado el río en muchos años.

Mi hermana y yo volvimos a ir por la tarde a mirar aquel amontonadero de agua que cada vez se hace más espesa y oscura y que pasa ya muy por encima de donde debe estar el puente. Allí nos estuvimos horas y horas sin cansarnos viendo la cosa aquella. Después nos subimos por la barranca, porque queríamos oír bien lo que decía la gente, pues abajo, junto al río, hay un gran ruidazal y sólo se ven las bocas de muchos que se abren y se cierran y como que quieren decir algo; pero no se oye nada. Por eso nos subimos por la barranca, donde también hay gente mirando el río y contando los perjuicios que ha hecho. Allí fue donde supimos que el río se había llevado a la Serpentina la vaca esa que era de mi hermana Tacha porque mi papá se la regaló para el día de su cumpleaños y que tenía una oreja blanca y otra colorada y muy bonitos ojos.

No acabo de saber por qué se le ocurriría a La Serpentina pasar el río este, cuando sabía que no era el mismo río que ella conocía de a diario. La Serpentina nunca fue tan atarantada. Lo más seguro es que ha de haber venido dormida para dejarse matar así nomás por nomás. A mí muchas veces me tocó despertarla cuando le abría la puerta del corral porque si no, de su cuenta, allí se hubiera estado el día entero con los ojos cerrados, bien quieta y suspirando, como se oye suspirar a las vacas cuando duermen.

Y aquí ha de haber sucedido eso de que se durmió. Tal vez se le ocurrió despertar al sentir que el agua pesada le golpeaba las costillas. Tal vez entonces se asustó y trató de regresar; pero al volverse se encontró entreverada y acalambrada entre aquella agua negra y dura como tierra corrediza. Tal vez bramó pidiendo que le ayudaran. Bramó como sólo Dios sabe cómo.

Yo le pregunté a un señor que vio cuando la arrastraba el río si no había visto también al becerrito que andaba con ella. Pero el hombre dijo que no sabía si lo había visto. Sólo dijo que la vaca manchada pasó patas arriba muy cerquita de donde él , estaba y que allí dio una voltereta y luego no volvió a ver ni los cuernos ni las patas ni ninguna señal de vaca. Por el río rodaban muchos troncos de árboles con todo y raíces y él estaba muy ocupado en sacar leña, de modo que no podía fijarse si eran animales o troncos los que arrastraba.

Nomás por eso, no sabemos si el becerro está vivo, o si se fue detrás de su madre río abajo. Si así fue, que Dios los ampare a los dos.

La apuración que tienen en mi casa es lo que pueda suceder el día de mañana, ahora que mi hermana Tacha se quedó sin nada. Porque mi papá con muchos trabajos había conseguido a la Serpentina, desde que era una vaquilla, para dársela a mi hermana, con el fin de que ella tuviera un capitalito y no se fuera a ir de piruja como lo hicieron mis otras dos hermanas, las más grandes.

Según mi papá, ellas se habían echado a perder porque éramos muy pobres en mi casa y ellas eran muy retobadas. Desde chiquillas ya eran rezongonas. Y tan luego que crecieron les dio por andar con hombres de lo peor, que les enseñaron cosas malas. Ellas aprendieron pronto y entendían muy bien los chiflidos, cuando las llamaban a altas horas de la noche. Después salían hasta de día. Iban cada rato por agua al río y a veces, cuando uno menos se lo esperaba, allí estaban en el corral, revolcándose en el suelo, todas encueradas y cada una con un hombre trepado encima.

Entonces mi papá las corrió a las dos. Primero les aguantó todo lo que pudo; pero más tarde ya no pudo aguantarlas más y les dio carrera para la calle. Ellas se fueron para Ayutla o no sé para dónde; pero andan de pirujas.

Por eso le entra la mortificación a mi papá, ahora por la Tacha, que no quiere vaya a resultar como sus otras dos hermanas, al sentir que se quedó muy pobre viendo la falta de su vaca, viendo que ya no va a tener con qué entretenerse mientras le da por crecer y pueda casarse con un hombre bueno, que la pueda querer para siempre. Y eso ahora va a estar difícil. Con la vaca era distinto, pues no hubiera faltado quien se hiciera el ánimo de casarse con ella, sólo por llevarse también aquella vaca tan bonita.

La única esperanza que nos queda es que el becerro esté todavía vivo. Ojalá no se le haya ocurrido pasar el río detrás de su madre. Porque si así fue, mi hermana Tacha está tantito así de retirado de hacerse piruja. Y mamá no quiere.

Mi mamá no sabe por qué Dios la ha castigado tanto al darle unas hijas de ese modo, cuando en su familia, desde su abuela para acá, nunca ha habido gente mala. Todos fueron criados en el temor de Dios y eran muy obedientes y no le cometían irreverencias a nadie. Todos fueron por el estilo. Quién sabe de dónde les vendría a ese par de hijas suyas aquel mal ejemplo. Ella no se acuerda. Le da vueltas a todos sus recuerdos y no ve claro dónde estuvo su mal o el pecado de nacerle una hija tras otra con la misma mala costumbre. No se acuerda. Y cada vez que piensa en ellas, llora y dice: “Que Dios las ampare a las dos.”

Pero mi papá alega que aquello ya no tiene remedio. La peligrosa es la que queda aquí, la Tacha, que va como palo de ocote crece y crece y que ya tiene unos comienzos de senos que prometen ser como los de sus hermanas: puntiagudos y altos y medio alborotados para llamar la atención.

—Sí —dice—, le llenará los ojos a cualquiera dondequiera que la vean. Y acabará mal; como que estoy viendo que acabará mal.

Ésa es la mortificación de mi papá.

Y Tacha llora al sentir que su vaca no volverá porque se la ha matado el río. Está aquí a mi lado, con su vestido color de rosa, mirando el río desde la barranca y sin dejar de llorar. Por su cara corren chorretes de agua sucia como si el río se hubiera metido dentro de ella.

Yo la abrazo tratando de consolarla, pero ella no entiende. Llora con más ganas. De su boca sale un ruido semejante al que se arrastra por las orillas del río, que la hace temblar y sacudirse todita, y, mientras, la creciente sigue subiendo. El sabor a podrido que viene de allá salpica la cara mojada de Tacha y los dos pechitos de ella se mueven de arriba abajo, sin parar, como si de repente comenzaran a hincharse para empezar a trabajar por su perdición.


Juan Rulfo








lunes, 15 de mayo de 2017

Wayne Shorter - House of Jade





Wayne Shorter - JuJu (1965)

Wayne Shorter — saxo tenor
McCoy Tyner — piano
Reggie Workman — bajo
Elvin Jones — batería




Ryszard Kapuściński - "Me he alejado tanto de mí mismo...."




Me he alejado tanto de mí mismo
que ya no sé decir nada
sobre mí
ni lo que siento
cuando me mojo bajo la lluvia
ni cuando me convierto
en una brizna de hierba seca
quemada por el sol
no sé encontrarme
a mí mismo
describir a este personaje
nombrarlo
asegurar
que existe

Ryszard Kapuściński


De "Leyes naturales", 2006 en Poesía completa . Bartleby Editores 2008. Versión de Abel A. Murcia Soriano.

Más poemas en A media voz





domingo, 14 de mayo de 2017

Archie Shepp / Niels-Henning Ørsted Pedersen - Embraceable You






Archie Shepp / Niels-Henning Ørsted Pedersen
Looking at bird (1980)


Y aquí, Charlie Parker, The Bird.




Mstislav Rostropovich - Canto del juglar, de Glazunov




Mstislav Rostropovich, violoncello. Canto del juglar, Glazunov.
Boston Symphony Orchestra, Seiji Ozawa
1976





(Rostropovich por Dalí)



sábado, 13 de mayo de 2017

De perfil









Otra foto de Roger Rossell




 Roger Rossell - Medea Teixeira, Berlín  2014.


Un retrato de Rossell en color: "Retrato de N., Berlín, 2015"





The Pretenders + The Kinks - Stop your sobbing




"The first single of The Pretenders - Stop your sobbing. Written by Ray Davies (The Kinks) and produced by Nick Lowe. Released on the album "Pretenders" in 1979, the single reached #34 in the UK Charts."




The Kinks (1964)





viernes, 12 de mayo de 2017

Una foto de Aart Klein (1966)




Aart Klein (1909 - 2001), fotógrafo danés.




João Gilberto + Miles Davis - Aos pés da Santa Cruz




Aos pés da Cruz, Aos pés da Santa Cruz... "Tanto faz", como dirían en portugués. La música está ahí. João Gilberto, por un lado, y Miles Davis, con arreglos de Gil Evans, y una formación de lujo, por el otro. una composición de Marino Pinto y José Gonçalves, dada a conocer por Nelson Gonçalves.

Palace São Paulo
13 de abril de 1994

Aquí, por Orlando Silva.





Quiet Nights (1963) - Miles Davis + Gil Evans



Personnel:

Miles Davis (trumpet)
Gil Evans (arranger, conductor)
Ernie Royal, Bernie Glow, Louis Mucci, Harold Shorty Baker (trumpet)
J.J. Johnsons, Frank Rehak (trombone)
Ray Alonge, Julius Watkins, Don Corrado (French horn)
Bill Barber (tuba)
Bob Tricaro (bassoon)
Unknown (reed, woodwinds)
Garvin Bushell (bassoon, contrabasoon)
Jane Putnam (harp)
Paul Chambers (bass)
Jimmy Cobb (drums)
Willie Bobo (bongos)
Elvin Jones (percussion)



Joan Margarit - Primer amor





PRIMER AMOR

Triste Girona de mis siete años:
en la posguerra los escaparates
tenían un color gris de penuria.
Y, sin embargo, en la cuchillería,
en cada hoja de acero destellaba la luz
como si se tratase de pequeños espejos.
Descansando la frente en el cristal,
miraba una navaja larga y fina,
bella como una estatua de mármol.
Puesto que en casa no querían armas,
fui a comprarla en secreto y, al andar,
la sentía, pesada, en mi bolsillo.
Cuando, a veces, la abría, muy despacio,
surgía, recta y afilada, la hoja
con esa conventual frialdad del arma.
Silenciosa presencia del peligro:
la oculté, los primeros treinta años,
tras los libros de versos y, después,
en un cajón, metida entre tus bragas
y entre tus medias.
Hoy, cerca ya de los cincuenta y cuatro,
vuelvo a mirarla, abierta en la palma de mi mano,
igual de peligrosa que en la infancia.
Fría, sensual. Más cerca de mi cuello

Joan Margarit

Versión en castellano de su autor.



PRIMER AMOR


al José Agustín Goytisolo


En la Girona trista dels set anys,
on els aparadors de la postguerra
tenien un color gris de penúria,
la ganiveteria era un esclat
de llum en els petits miralls d’acer.
Amb el front descansant damunt del vidre,
mirava una navalla llarga i fina,
bells com una estàtua de marbre.
Com que els de casa no volien armes,
vaig comprar-la en secret, i en caminar,
la sentia, pesant, dins la butxaca.
A vegades l’obria poc a poc,
i dorgis la fulla, recta i prima,
amb la conventual fredor de l’arma.
Presència callada del perill:
Vaig amagar-la, els trenta primers anys,
rere llibres de versos i, després,
dins un calaix, entre les teves calces
i entre les teves mitges.
Ara, a prop de complir els cinquanta-quatre,
torno a mirar-la, oberta en el meu palmell,
tan perillosa com a la infantesa.
Sensual, freda. Més a prop del coll.





jueves, 11 de mayo de 2017

James Dean y Julie Harris (1955)



James Dean y Julie Harris en una foto publicitaria de Bert Six para Al este del Edén, de Elia Kazan (1955)



(Vista en We Had Faces Then)




Bacall y Bogart









miércoles, 10 de mayo de 2017

Una foto de Erwin Olaf




Página de Erwin Olaf (1957)







Bill Evans - Here's That Rainy Day




El Trío de Bill Evans, con Eddy Gomez y Marty Morell: Here's That Rainy Day, y también Bill Evans como solista, interpretando el mismo tema.



Konstantino Kavafis - La tregua de Nerón




LA TREGUA DE NERÓN

No se turbó Nerón al escuchar
el oráculo de Delfos
"Guárdate del año setenta y tres".
Cuánto tiempo aún para gozar.
Tiene treinta años. Amplio en verdad
es el período concedido por el dios
para inquietarse ante futuros peligros.

Ahora vuelve a Roma algo cansado,
espléndidamente fatigado tras un viaje cuyas jornadas
fueron continuación de placenteros días
en teatros, jardines y gimnasios...
Noches en ciudades aqueas...
Y sobre todo la delicia de los cuerpos desnudos...

Así Nerón. Y en España, Galba
secretamente dispone y adiestra su ejército,
un anciano de setenta y tres años.

Constantin Cavafis



Poesía completas (Kontantino Kavafis), Traducción de José María Álvarez, Hiperión.



Imagen: Sesterce of emperor Nero (obverse)






martes, 9 de mayo de 2017

lunes, 8 de mayo de 2017

Simon Hantaï - Meun (1968)










(Visto en La caverne de Platon)



José Agustín Goytisolo - La más fiel




Jamás tuve una hembra más fiel e inteligente.
Ella hacía el trabajo y yo lo terminaba.
Cazadores celosos: Negrita era mi orgullo.
¡Oh perra de buen aire! Aún me duele tu muerte.

José Agustín Goytisolo


De su libro Cuadernos de El Escorial, Editorial Lumen, 1995.



Hay más poemas de Goytisolo en el blog, pero del mismo libro tenemos:

"Dos epigramas de José Agustín Goytisolo"

"Ahora no (José Agustín Goytisolo)"




(Fotografía de Ezequiel)



domingo, 7 de mayo de 2017

Tadd Dameron Quartet - Gnid





John Coltrane -- tenor saxophone,
Tadd Dameron -- piano,
John Simmons -- bass,
Philly Joe Jones -- drums.

Album "Mating Call"

Recorded November 30, 1956 Van Gelder Studio in Hackensack, New Jersey.





Egon Schiele - Madre e hijo








Max Beckmann - Madre e hijo (1936)










sábado, 6 de mayo de 2017

John Coltrane - Slow Dance














(Fotografía: Koen Jacobs - Flickr)





Humberto Rivas - Ana (1982)




Humberto Rivas fue un fotógrafo argentino, aunque desarrolló la mayor parte de su actividad fotográfica en España. En 1997 recibió el Premio Nacional de Fotografía del Ministerio de Cultura español. (Wikipedia).


Página de Humberto Rivas.


Más sobre Humberto Rivas en el blog




viernes, 5 de mayo de 2017

Una foto de Frank Horvat




Frank Horvat, Retrato de su mujer, calle Bouillon, París, 1964.





Spinacino/Josquin - Adieu mes amours




Ophira Zakai interpreta al laúd Adieu, mes amours, de Spinacino y Josquin Desprez (o des Prés)



Dos de Efraín Huerta

Fotografía de Lola Álvarez Bravo



AY POETA

Primero
Que nada:
Me complace
Enormísimamente
Ser
Un buen
Poeta
De segunda
Del tercer
Mundo

                                  30-VI-1969




SEIS A.M.

Y así
Murmuraba:
«Ya es lunes
Mañana martes
Y el miércoles
Está encima
Pronto
Será jueves
Y luego
Viernes
Y aún
No he
Hecho
Nada
         De trabajo.»


Efraín Huerta


Los eróticos y otros poemas (Efraín Huerta). Ultramarinos Editorial, Barcelona, 2016


Efraín Huerta en Wikipedia


Poemas de Efraín Huerta en A media voz




jueves, 4 de mayo de 2017

Né Ladeiras - Ao longo de um claro rio de água doce






É o seu quarto album e integralmente dedicado à música de Fausto (um sonho antigo). Produzido por Eduardo Paes Mamede e pela primeira vez, pela própria Né Ladeiras, com a particularidade de se debruçar sobre o lado mais místico e mitológico do compositor.


AO LONGO DE UM CLARO RIO DE ÁGUA DOCE

E parecia aquele Tejo
este rio doirado
parecia até que tu vinhas
comigo a meu lado
ou seria das flores
e das matas cheirosas
das madressilvas dos frutos
das ervas babosas

E pareciam campinas
vales tão estendidos
pareciam mesmo os teus braços
que me abraçam cingidos
ou seria das silvas
do gengibre do benjoim
do cheiro daquela chuva
dos cacimbos enfim
porque haveria de ter
saudades tuas
ao longo de um claro rio
de água doce

E parecia verão
no imenso arvoredo
parecia até que dizias
qualquer coisa em segredo
ou seria dos dias
muito quedos
sem fim
das noites
muito melhor
assombradas
assim
porque haveria de ter
saudades tuas
ao longo de um claro rio
de água doce


Nota: História Trágico-Marítima

"E tomou-se a boca do rio de S.Lourenço, achando por novas que numa povoação acima estavam alguns portugueses no resgate do marfim. E foi-se por ele, muito quietamente, entre margens povoadas de altas e espessas árvores que levam entretecidas os braços em formosa folhagem. E as matas de diversas cores cheiravam a tigres, onças, leões elefantes e gatos de algália. As flores em cachos amarelos fazem um suave rugido que aos três sentidos enche e farta. Cheirava a oregãos, fetos, agriões, poejos, malvas, alecrim... alecrim..."




miércoles, 3 de mayo de 2017

Jorge Rubert - El triunfo de las ninfas



Jorge Rubert, El triunfo de las ninfas (2006)



(sulphuriclike)






Oswald de Andrade - "3 de Maio"





3 DE MAIO

Aprendi com meu filho de dez anos
Que a poesia é a descoberta
Das coisas que eu nunca vi

Oswald de Andrade



Oswald de Andrade (1890-1954), fue un poeta, ensayista y dramaturgo brasileño. Fue uno de los promotores de la Semana de Arte Moderno de São Paulo, en 1922 y es uno de los nombres más destacados del modernismo brasileño en la literatura. (Wikipedia)





(Retrato de Oswald de Andrade - 1922 Tarsila do Amaral. Reprodução fotográfica de Rómulo Fialdini)



martes, 2 de mayo de 2017

Edvard Munch - Joven de azul (1891)









Blas de Otero - "Puente de piedra en Zamora..."




Puente de piedra, en Zamora,
sobre las aguas del Duero.

Puente para labriegos, carros,
mulas con campanillas, niños
brunos.

Vieja piedra cansada
de ver bajo tus arcos
pasar el tiempo.

Junto a la orilla, baten
las aceñas, España
de rotos sueños.

Cuando el poniente pone
sutil el aire y rojo
el cielo,
el puente se dibuja
tersamente, y se oye
gemir el Duero.

Blas de Otero





(Fotografía: Pablo de los Ríos - Flickr)




lunes, 1 de mayo de 2017

Vitorino - Maio





MAIO

Maio, malmequeres amarelos
Tarde quente cheira a erva
Não me importa mal passado
Se te encontro de manhã
Maio de pão mole d´oiro
Canto do cio das perdizes
Em cada ano que nasce,
Engrossa o tronco e as raízes
Do tojo que pica a flor
Da estêva que tanto amarga...

Enche-se a vida de Maio
Quando luz está no astro
Olhos d´águia para te ver
Nas ondas verdes do campo
Firma mais as azinheiras
Maio das brigas e das guerras
Não deixes ninguém levar-me
Maio das papoilas vermelhas
Para longe da minha terra